un experto en la Web

Esta guía práctica es tu manual de experto en Internet: el lugar para aprender los consejos y las claves más útiles del equipo legal e informático de Mozilla.

Hazte estas preguntas

  1. ¿Consideras que tienes el control de tu información personal en línea?

  2. ¿Sabes lo que es una cookie (no, no es una galleta)?

  3. ¿Te has preguntado alguna vez por qué determinados contenidos, por ejemplo anuncios, parecen que te persiguen por todas partes?

¿Qué es el rastreo?

Cada vez que nos conectamos a internet, dejamos atrás rastros de nuestra actividad. No en vano, suelen denominarse "rastros digitales" porque rastrear es seguir el rastro de nuestros pasos. Sin embargo, nuestros rastros digitales revelan más información sobre nosotros que simplemente dónde hemos estado: lo revelan todo, desde nuestras preferencias hasta nuestras identidades.

Para comprender mejor cómo funciona el rastreo, no te pierdas el primer episodio de la serie documental de Brett Gaylor Do Not Track.

El rastreo en acción

Vamos a imaginarnos un día normal en Internet: comienzas leyendo emails, tal vez compartes un artículo divertido que acabas de leer. En el almuerzo, revisas las horas de proyección de una película que un amigo te recomendó en Facebook y consultas los precios de un par de artículos de acampada que te interesa comprar.

Eso son solo un par de sitios, pero lo que en realidad está ocurriendo es que multitud de terceros —compañías que nada tienen que ver con los sitios que visitas— están viendo y registrando tu actividad.

Así que no es una casualidad que más tarde comiences a ver artículos recomendados sobre esa película o anuncios de productos para ir de acampada.

Rastreo para personalización

Los sitios web que visitamos a menudo recopilan datos sobre nosotros para personalizar mejor nuestras experiencias con ellos. La información que recopilan a través de analíticas puede utilizarse para facilitarnos la navegación en su sitio o presentarnos ofertas más relevantes. Además usan cookies —pequeños archivos de datos que se colocan en nuestros navegadores— para recordar las preferencias de idioma o los artículos de un carro de compra.

Rastreo sin permiso

Muchos sitios web que visitamos contienen terceros ocultos —como corredores de datos, redes afiliadas y redes publicitarias— que usan cookies, y otros métodos de rastreo de datos, para recopilar información sobre nuestros hábitos de navegación sin nuestro consentimiento. Si bien el rastreo puede ser de utilidad, sin transparencia no puede haber un intercambio saludable entre el valor que proporciona y los datos que recopila.

Más allá de la Web

El rastreo en línea es solo una parte de un ecosistema mayor de recopilación de datos. Con este ecosistema, los datos anónimos en línea pueden fusionarse con información que te identifica de manera personal (información que puedes haber incluido voluntariamente en un formulario, en una app o que ha sido recopilada en línea) para crear un perfil sorprendentemente detallado de ti.

Estos perfiles poseen el potencial de interferir con tu vida digital y pueden incurrir en prácticas injustas, utilizándose indebidamente para establecer discriminación de precios, reducir la solvencia crediticia, aplicar una cobertura de seguro más cara, o aportar informes laborales o médicos desfavorables. Aunque estos casos puntuales no son excesivamente frecuentes todavía, sí que ilustran la magnitud potencial de lo que está ocurriendo a nuestras espaldas y fuera de nuestro control.

Sé el jefe de tu info personal

Existen muchas formas de recuperar y mantener el control de tu actividad en línea. Aquí te ofrecemos algunas claves importantes, seleccionadas por expertos de Mozilla.

Reflexiona

Ocurren muchas cosas en Internet que no percibimos. Cuanto más sepamos, mejor podemos decidir qué valor tiene para nosotros nuestra información.

Comprende el coste oculto de lo gratis

A todos nos atraen las apps y los servicios en línea "gratuitos". Sin embargo, aunque no pagamos nada por ellos, otros sí lo hacen, y lo que compran pueden ser los datos que dejamos atrás. Decide si la información que compartes vale el servicio que recibes a cambio.

Arroja luz sobre quien te rastrea

Si eres usuario de Firefox, echa un vistazo a Lightbeam, un complemento sencillo, aunque muy esclarecedor, que representa de una manera gráfica el alcance de tu actividad de navegación, incluso partes que normalmente no ves.

Piensa antes de hacer clic

Si ves un elemento en una página, como un "Me gusta" o un botón de inicio de sesión de un medio social, es una indicación de que ya se ha recopilado algo de información sobre ti. Al hacer clic en él, compartes aún más datos.

Elige poder elegir

Es fácil que nos pasemos por alto el acceso a datos personales que ofrecemos en cuentas y apps en línea, pero la mayoría de ellas ofrecen ajustes que nos permiten elegir y controlar.

Elimina las cuentas que no usas

Tus datos podrían venderse cuando se cierra un servicio o una app. Si no lo usas, ciérralo.

Protege tus perfiles

Algunos servicios con los que interactúas te permiten controlar la información que tienen sobre ti. Si se te ofrece la posibilidad, cambia o controla tu perfil. Por ejemplo, puedes gestionar tu perfil y tus preferencias para Google, Yahoo! y anuncios de Facebook, así como editar datos que ha recopilado sobre ti Acxiom , uno de los mayores corredores de datos de marketing del mundo.

No te olvides de las apps

Algunas apps móviles que instalas pueden acceder a bastante información sobre ti, incluso a detalles que no están relacionados necesariamente con el servicio que proporcionan. Controla los ajustes de privacidad y ubicación en iOS y Android.

Busca en tu navegador

La mayoría de navegadores ofrecen una serie de características de privacidad diseñadas para darte el control. Aquí tienes algunas de las más importantes que puedes usar.

No ser rastreado

Con esta característica activada, tu navegador le indicará a los servicios de compartición en redes sociales, editores, proveedores de analíticas, publicistas y redes de terceros que explícitamente no deseas que te rastreen.

Mozilla fue la primera compañía en incluir la característica No ser rastreado cuando en 2011 la añadió a Firefox. Desde entonces, los principales navegadores la han adoptado, sin bien muchas compañías se muestran reacias a reconocer su importancia. Los grupos de activismo digital están llevando a cabo una serie de esfuerzos para cambiar esta situación.

Aprende a activar No ser rastreado en Firefox, Chrome, Internet Explorer/Edge y Safari.

Navegación privada

Usa la Navegación privada para guardar localmente determinados elementos de tu actividad de navegación. Estos incluyen tu historial, tus búsquedas y cookies.

He aquí como usar la Navegación privada:

Más ajustes sobre privacidad

Muchos navegadores ofrecen multitud de ajustes de privacidad que te ayudarán a tener el control. Explóralos aquí:

Comparte tus claves antirrastreo

Ahora que dispones de algunas herramientas y del conocimiento para protegerte, díselo a tus amigos. Cuanto más sepamos sobre rastreo y protección de nuestros datos en línea, tanto mejor para todos. No dudes en utilizar estas preguntas para continuar hablando sobre este tema.

  1. ¿Qué ajustes de privacidad usas en tu navegador? Tuitéalo

  2. ¿Cuánto estás dispuesto a compartir sobre ti mismo a cambio de contenido personalizado? Tuitéalo

  3. ¿Has usado alguna vez la navegación privada? Tuitéalo