Hacete Experto en la Red

La serie «Hacete experto en» es como tu manual de Internet: el lugar donde aprender la información más práctica y los consejos de los programadores y especialistas en leyes de Mozilla.

Preguntate

  1. ¿Te sentís en control de tu información personal en la Web?

  2. ¿Sabés que es una cookie?

  3. ¿Alguna vez te preguntaste por qué algún contenido, como las publicidades, parece seguirte?

¿Qué es el rastreo?

Cada vez que estamos en la Web, dejamos rastros de nuestra actividad. Generalmente lo llamamos "rastro digital", y por una buena razón, porque el rastreo es parecido a recrear tus pasos. Pero nuestro rastro digital revela algo más que sólo dónde hemos estado, también nuestras preferencias e identidades.

Para tener una mejor idea de cómo funciona el rastreo, mirá el primer episodio del documental de Brett Gaylor, Do Not Track (en inglés).

El rastreo en acción

Imaginemos un día típico en la Web: empezás mirando los emails, quizás compartís un artículo divertido que leíste. Al mediodía, mirás los horarios del cine de una película que un amigo recomendó en Facebook y buscás precios de algunos artículos de camping que necesitás.

Son sólo algunos sitios, pero lo que está pasando detrás de escena es que más compañías ajenas a los sitios que estás visitando, están viendo y guardando tu actividad.

Entonces, cuando comenzás a ver artículos recomendados sobre aquella película, o avisos para venderte artículos de camping, por la noche, no es una coincidencia.

Rastreo para personalización

Los sitios web que visitamos suelen coleccionar información acerca de nosotros para personalizar nuestra experiencia con ellos. La información que obtienen a través de estas estadísticas puede ser usado para que naveguemos más fácilmente por su sitio o para mostrarnos ofertas relevantes. También usan cookies, pequeños archivos de información en nuestros navegadores, para recordar las preferencias de idioma o el contenido de un carrito de compra.

Rastreo sin permiso

Muchos sitios web que visitamos incluyen a terceros ocultos, como vendedores de información, redes asociadas y redes de publicidad, que usan cookies, y otros métodos de rastreo, para conseguir información acerca de nuestros hábitos de navegación sin nuestro consentimiento. Si bien el rastreo puede ser útil, no puede haber un intercambio saludable entre el valor que brinda y la información que recolecta sin transparencia.

Yendo más allá de la Web

El rastreo en línea es sólo una parte de un enorme ecosistema de recolección de datos. Dentro de este ecosistema, datos anónimos puede unirse con información identificable contigo (información que hayas brindado voluntariamente en un formulario, en una aplicación o que haya sido recolectada fuera de la Web) con lo que se logra crear un perfíl muy detallado sobre vos.

Esos perfiles pueden interferir con tu vida fuera de la Web, y pueden ayudar a prácticas injustas, al ser usadas de forma inapropiada, como discriminación de precios, baja en la confiabilidad para créditos, costos más caros en seguros o reportes de salud. Aunque estas situaciones no están muy extendidad aún, si muestran lo grave que puede ocurrir con lo que se está haciendo a escondidas y fuera de nuestro control.

Sé el dueño de tu información personal

Existen muchas formas en las que puedes recuperar y mantener el control de tu actividad en la Web. Acá te dejamos algunos consejos importantes, elegidos por expertos de Mozilla.

Piensa más

Mucho pasa detrás de la escena en Internet. Cuanto más sepas, mejor podrás decidir cuánto vale tu información para vos.

Entiende el costo oculto de lo gratis

A todos nos gustan las aplicaciones y servicios “gratuitos”, pero si no estás pagando por ellos, alguien lo está haciendo, y lo que están comprando puede ser la información que dejas detrás. Decidí si la información que estás compartiendo vale el servicio que te están dando.

Iluminá a los rastreadores

Si usás Firefox, podés usar Lightbeam, un complemento simple y muy interesante que muestra visualmente la profundidad de tu navegación en la Web, incluyendo parte que no siempre están visibles para vos.

Pensá antes de hacer clic

Cuando veas un elemento en una página, como un “me gusta” o un botón para loguearte en una red social, es una muestra de que alguna información ya se ha recopilado sobre vos, hacer clic compartirá aún más.

Elegí elegir

Es fácil no prestar atención al acceso a tu información personal que podemos estar ofreciendo en la Web a través de nuestras cuentas y aplicaciones, pero la mayoría te ofrecen la opción de tener control.

Borra las cuentas que no usás

Tu información puede ser vendida cuando un servicio o aplicación se cierra. Si no lo usás, cerralo.

Protegé tus perfiles

Algunos servicios con los que interactuás directamente te permiten controlar la información que tienen acerca tuyo. Buscá la oportunidad de cambiar o controlar tu perfil, si te lo ofrece. Por ejemplo, podés manejar tu perfil y preferencias para Google, Yahoo! y las publicidades de Facebook, y hasta editar la información que está siendo recolectada sobre vos por Acxiom, uno de los mayores agentes de información de marketing mundial.

No te olvides de las aplicaciones

Algunas aplicaciones móviles que instalás tienen acceso a mucha información tuya, incluyendo detaller que no se relacionan necesariamente con el servicio que brindan. Controlá tu privacidad y las opciones de tu ubicación en iOS y Android.

Mirá tu navegador

La mayoría de los navegadores Web te ofrecen un conjunto de preferencias de privacidad diseñadas para darte el control. Estas son algunas de las más importantes que podés usar.

No quiero ser rastreado

Cuando esta función esté habilitada, tu navegador le avisará a los servicios de redes sociales, publicadores, proveedores de analíticas, agencias de publicidad y redes de terceros que no quieres ser rastreado.

Mozilla fue la primera organización en incluir la función «No quiero ser rastreado», al añadirla a Firefox en 2011. Desde ese momento, fue adoptada por los navegadores más conocidos, aunque muchas compañías que reciben esta solicitud, no la toman en cuenta. Muchos grupos de activismo realizan grandes esfuerzos para que esto cambie.

Aprendé cómo habilitar «No quiero ser rastreado» en Firefox, Chrome, Internet Explorer/Edge y Safari.

Navegación privada

Usá la navegación privada para impedir que algunos elementos de tu actividad de navegación sean guardados localmente. Esto incluye tu historial, búsquedas y cookies.

Así es como podés usar la navegación privada:

Opciones de privacidad adicional

Muchos navegadores ofrecen una variedad de opciones de privacidad que te ayudarán a mantener el control. Podés conocerlas aquí:

Compartí tu sabiduría sobre rastreo

Ahora que ya tenés herramientas y el conocimiento para protegerte, difundilo entre tus amigos. Cuánto más se sepa acerca del rastreo y como proteger tus datos, será mejor para todos. ¡Podés usar las preguntas que están debajo para seguir con la conversación!

  1. ¿Qué opciones de privacidad usás en tu navegador? Tuiteá esto

  2. ¿Cuánto aceptás compartir acerca tuyo a cambio de contenido personalizado? Tuiteá esto

  3. ¿Alguna vez usaste la navegación privada? Tuiteá esto